Claves para aprovechar comercialmente el acercamiento entre Cuba y España

cuba_espanaA pesar de contar con sólo 11 millones de habitantes, el mercado cubano se ha convertido en una atractiva fuente de negocio para el comercio internacional en el futuro. Cuando Barack Obama anunció el levantamiento del bloqueo económico, vigente desde 1961, ya comentamos en este blog las principales estrategias para hacer negocio en la Cuba post embargo.

Año y medio después de aquel anuncio, los más avezados ya están recogiendo sus frutos. Los primeros, los cubanos, que ya han constatado que solo en el primer semestre de 2015 su economía creció un 4,7%.

Según datos del Icex, más de 250 empresas españolas ya operan en Cuba, representando aproximadamente el 5% de la inversión nacional en Latinoamérica, lo que le convierte en el quinto mercado de la región para España tras México, Brasil, Argentina y Chile.

Sin duda, el sector estrella es el turístico, donde las firmas de nuestro país gestionan alrededor del 80% del total de camas disponibles. También existe una fuerte presencia de la economía española en otros segmentos como las infraestructuras, la biotecnología o la alimentación.

Las experiencias de esta vanguardia empresarial sirven para allanar el camino a los futuros interesados, quienes deberían tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Cuba es un país con mayores garantías jurídicas para las empresas extranjeras de los que muchos piensan. El Gobierno cubano publica periódicamente ‘Cartera de Oportunidades de Inversión’. Un documento en el que detalla los proyectos que se quieren impulsar a nivel estatal, facilitando la colaboración entre empresas nacionales y la inversión extranjera.
  • La Administración ofrece incentivos fiscales para que las compañías inviertan en el país, especialmente en aquellos sectores donde se quiere fomentar su desarrollo, como el energético, el manufacturero o la alta tecnología.
  • Se ha creado en el Mariel una Zona Especial de Desarrollo con bajos costes fiscales y de creación de empresas, con el objetivo de atraer proyectos de base tecnológica. Un Silicon Valley a la cubana que está seduciendo cada vez más al capital extranjero.
  • Además, desde España hay numerosas iniciativas para favorecer la implantación de empresas españolas en la isla caribeña. Entre ellas, el acuerdo suscrito por las Cámaras de Comercio de España y de Cuba, que reforzará las relaciones comerciales facilitando el acceso de las empresas. Entre las medidas acordadas, destacan las relacionadas con el apoyo institucional para el establecimiento de sociedades, el asesoramiento sobre cambios regulatorios, la difusión de potenciales oportunidades de inversión o el soporte para acceder a la financiación necesaria para acometer proyectos.

También compañías como CESCE están apoyando este impulso. En concreto, CESCE ha abierto una línea de financiación para las empresas españolas que quieran invertir en la isla, reanudando la cobertura de operaciones a medio y largo plazo con Cuba.

Pero todos aquellos que quieran dar el paso, también conviene que tengan en cuenta que Cuba todavía mantiene una peculiar idiosincrasia a la hora de hacer negocios.  Entre las más destacadas:

  • Todavía hoy conviven dos divisas: el peso cubano convertible (introducido en los años noventa para el turismo), y el peso cubano, que es el único medio de pago autorizado en el sector empresarial.
  • Para abrir una empresa extranjera en Cuba se deben cumplir varios requisitos, entre ellos, contar con el aval del Estado, tener un capital social desembolsado de, al menos, 50.000 dólares y poder constatar que se ha comercializado con la isla durante al menos tres años.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *