Chile: una economía abierta que sigue ganando enteros

Chile está ganando enteros como destino de muchas inversiones. Cada vez son más las pymes españolas que se fijan en este país para internacionalizar su actividad y hacer presentes sus productos y servicios en nuevos mercados. Así acaba de quedar patente en un foro empresarial recientemente celebrado en España y lo mismo sucederá, sin duda, en el X Encuentro empresarial Hispano Chileno que tendrá lugar en noviembre.

Entre los participantes de la primera reunión citada estaban, además de varias cámaras de comercio, las embajadas de ambas naciones y la Oficina Comercial en Santiago de Chile, además de ProChile e Invest Chile. En todas estas instituciones y organismo cualquier emprendedor puede encontrar información y buenos consejos, tanto sobre los aspectos más técnicos como sobre los detalles más prácticos, para aterrizar en aquella zona.

Pero, ¿por qué está teniendo Chile tanto éxito? La respuesta se encuentra en varios factores. Por una parte, el país está creciendo anualmente a un ritmo superior al 5%; y, por otra, se trata de la séptima economía más abierta del mundo. En el último año, creció impulsada principalmente por el consumo y la inversión gracias a la transparencia de su legislación, su buen manejo macroeconómico y su apertura a otros mercados. Tiene, nada menos, que acuerdos comerciales con 58 países.

 

Según Luisa Balanza, experta en comercio internacional, sectores como la construcción de obra pública y privada, las infraestructuras, la agroindustria y las energías renovables pueden tener un gran atractivo para muchas de nuestras empresas. Sólo en construcción, la contratación de mano de obra registra un alza anual del 8,8%, lo que significa unos 60.000 puestos de trabajo más.

Por otra parte, numerosos empresarios extranjeros han visto en Chile una despensa interesante para atender las necesidades de los mercados asiáticos, norteamericanos, europeos y latinoamericanos. Los españoles se han ido posicionando en los sectores olivícola, vitivinícola, frutícola, de verduras, acuícola, pesquero, cárnico, lácteo, etc.; y exportan desde Chile a Estados Unidos, Europa y Asia.
En conjunto, el volumen de proyectos estimados en Chile entre 2011 y 2014 asciende a 116.867 millones de dólares, fundamentalmente en energía, minería y construcción. En este último ámbito el país tiene previstas inversiones de 35.000 millones de euros hasta 2017, que se sumarán a las proyectadas en energías, agua y minería, que alcanzarán los 100.000 millones hasta 2020.

Finalmente, hay que tener en cuenta que Chile precisa de grandes cantidades de energía para abastecer a su pujante industria minera y a la gran cantidad de nuevas industrias que están apareciendo. Por eso, el país está decidido a favorecer las instalaciones de empresas generadoras de fuentes no convencionales.

Last modified: 21/10/2013