Banderas de chile y europa

Chile o el gran éxito y tendencia del libre comercio

El relevo en la Presidencia de Chile, que en marzo volverá a ocupar el recién elegido Sebastián Piñera, coincide con el quince aniversario de la entrada en vigor del Acuerdo de Asociación con la Unión Europea, que convirtió al país latinoamericano en un socio estratégico de la UE y que dinamizó las relaciones comerciales y de inversión bilaterales hasta el punto de que los flujos comerciales han crecido un 100 por cien en el periodo y la UE es hoy el primer inversor extranjero directo en ese mercado, por encima de Estados Unidos.

Un acuerdo, el firmado con Chile, que es todavía hoy uno de los convenios bilaterales más amplio, moderno y con mayor contenido de los suscritos por la Unión y que ha arrojado unos resultados altamente satisfactorios. La UE se ha convertido en el tercer socio comercial de Chile, con un volumen de intercambios que en 2016 se elevó a 15.900 millones de euros, con unas exportaciones europeas por valor de 8.600 millones, frente a unas importaciones por 7.400 millones de euros.

En el caso de las inversiones los capitales productivos procedentes de la UE en Chile alcanzan un stock de 42.800 millones de euros y suponen el 33 por ciento del total del capital exterior acumulado en la que hoy es una de las economías más abiertas y pujantes de América Latina. Los datos de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales de Chile (Direcon) muestran que las inversiones per cápita de la Unión en este país superan a las de Brasil, México y China juntos. Sólo en 2015, últimos datos cerrados, los flujos de inversión directa alcanzaron un valor de 2.300 millones de euros.

Si nos centramos en nuestro país, en Chile están todas las grandes multinacionales españolas de servicios, pero también muchas pymes que se les han unido en los últimos años. En 2015 España se situó como segundo inversor extranjero en Chile con un stock acumulado de 26.786 millones de euros, a muy poca distancia de Estados Unidos, primer inversor, con 31.346 millones. CESCE mantiene abierta la cobertura sin ningún tipo de restricciones para las operaciones de las empresas españolas en ese mercado, tanto a corto como a medio y largo plazo.

También el comercio exterior entre Chile y España ha mantenido una tendencia creciente tras la entrada en vigor del Acuerdo de Asociación UE-Chile y en la última década se han duplicado las exportaciones a Chile y triplicado las importaciones. Aun así, el peso del comercio bilateral entre España y Chile es reducido, ya que el país andino representó en 2016 un 0,51 por ciento de nuestras importaciones totales y un 0,55 por ciento de nuestras exportaciones.

Un escenario de éxito que todo apunta se va a mantener durante el gobierno de Piñera que ya ha expresado su voluntad de mantener la apertura al exterior de la economía chilena que lleva la suscripción de nuevos acuerdos de libre comercio como una de las prioridades del programa económico con el que concurrió a los comicios que le han aupado a la más alta magistratura del país.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *