central_compras

Centrales de compra: más oportunidades, menos costes

central_comprasLas pequeñas empresas tienen que competir muchas veces con otras compañías más grandes, e incluso con multinacionales, que cuentan con importantes departamentos de compras e inversión. Para no salir mal parados de esta competición las pymes necesitan desarrollar estrategias y adoptar medidas inteligentes y eficaces para reducir costes y aumentar rentabilidad en sus actuaciones. Pero, ¿cómo hacerlo? Una de las mejores opciones para conseguirlo son las centrales de compra, una fórmula que permite reducir costes, pero que además ofrece otras posibilidades muy interesantes, que pueden ser aprovechadas por todas las empresas que participen en ellas.

Pero comencemos por el principio. ¿Qué son las centrales de compra? Se trata de un sencillo mecanismo por el que diferentes empresas se asocian para realizar todas sus adquisiciones habituales a través de una misma entidad. Así, cuando una pyme necesite comprar material de oficina, repuestos, materias primas, servicios, productos elaborados o cualquier otro material no lo hará de forma individual, sino a través de ella.

Y ¿qué conseguirá con esto? Fundamentalmente, multiplicar su fuerza negociadora y aumentar su capacidad de compra, lo que redundará de forma inmediata en la consecución de unos precios más económicos y unas condiciones de pago más favorables.

Antes de integrarse en una central de compras, una compañía debe tener en cuenta un par de cuestiones que rigen su funcionamiento:

Estructura mínima. Para que el mecanismo funcione correctamente, las centrales de compra deben contar con los recursos adecuados que les permitan prestar los servicios necesarios a las empresas que dependen de ella. Y con una estructura mínima, un espacio físico y un número suficiente de trabajadores para desempeñar ágilmente su actividad.

-Compromiso y colaboración. Aunque los socios de las centrales de compra deben cumplir unas normas y regirse por unos criterios regulados, es imprescindible que también exista entre ellos un afán de colaboración y una voluntad de contribuir al beneficio mutuo. Esto significa que todos han de renunciar a cierta independencia y a algunas actuaciones unilaterales, en favor del bien común.

Como comentábamos al principio, las centrales de compra son muy eficaces a la hora de conseguir mayor capacidad negociadora, mejores ofertas y precios más económicos, pero también dan otras posibilidades muy fructíferas.

Las diferentes empresas que forman parte de ellas tienen la oportunidad de tratarse más de cerca, conocerse mejor, plantear inquietudes, y compartir problemas y soluciones. Y este acercamiento les da la oportunidad de entablar contactos, aprovechar sinergias y establecer relaciones más allá de la propia central de compras. Incluso, llegar a cerrar acuerdos y emprender proyectos y actuaciones conjuntas en otras áreas y ámbitos. Todo un elenco de posibilidades que no deben pasar por alto y que han de aprovechar en la medida de lo posible.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *