ueusa

Cambian las reglas de juego para exportar a Estados Unidos

Exportar a los Estados Unidos será pronto más fácil para las empresas españolas. El país presidido por Barack Obama y la Unión Europea están avanzando en la creación de un acuerdo que eliminará o reducirá las barreras arancelarias y de otro tipo existentes entre ambos territorios, lo que supondrá en realidad un tratado de libre comercio e inversiones. El proyecto puede facilitar la vida a todas las pymes españolas que ya envían sus productos a USA, pero también animar a exportar a aquellas que todavía no lo hacen.

 

Las expectativas creadas son cada vez mayores, sobre todo después de haber entrado en materia, con la celebración de las primeras rondas de negociaciones y el compromiso de que las conversaciones no se alarguen demasiado. Pero, ¿qué supondrá y qué repercusiones tendrá este acuerdo para las pymes españolas?

 

Eliminación de barreras. En primer lugar, eliminará las barreras al comercio con las que se encuentran y que han provocado que más de una empresa desista de enviar sus productos o servicios al mercado americano. Entre estas barreras, destacan los aranceles, la normativa innecesaria, las restricciones a la inversión, etc. Y todo ello en una amplia variedad de sectores económicos.

 

Simplificación de las ventas. Como consecuencia de lo anterior, se simplificará la compraventa de bienes y servicios entre la Unión Europea y los Estados Unidos. Y será más fácil que las empresas de cada uno de estos territorios inviertan más y de forma más sencilla en la economía del otro.

 

Más empleo y crecimiento. Aunque los aranceles entre la UE y los EE.UU. ya son bajos (una media del 4%), el tamaño combinado de las economías de la UE y de los EE.UU. y el volumen del comercio entre ambos hará que eliminarlos resulte beneficioso para el empleo y el crecimiento y, por lo tanto, para el desarrollo de las empresas.

 

Fin de la normativa innecesaria. Un aspecto específico que permitirá importantes ahorros para las empresas es la eliminación de la normativa y la legislación innecesarias. Es decir, los llamados obstáculos no arancelarios, que son el resultado de las diferencias en materia de normativa y legislación. Hasta ahora, tener que cumplir dos normativas diferentes podía suponer una pérdida de tiempo y dinero.

 

Más exportaciones. Aunque se espera que aumenten las exportaciones en todos los sectores de la economía, en unos lo hará más que en otros. Por ejemplo, se calcula que las exportaciones de vehículos de motor de la UE a los EE.UU. se incrementarán casi un 150% por la importancia del comercio de piezas y componentes y de la mayor integración entre las industrias de ambos lados del Atlántico.

 

Repercusión en otros países. No solo se espera que aumenten los intercambios comerciales entre la UE y los EE.UU., sino que, como consecuencia de la mayor demanda de materias primas y componentes, también se espera que aumenten las exportaciones de la UE a otros países. Se calcula que las exportaciones al resto del mundo de productos metálicos aumentarán alrededor de un 12%, las de alimentos transformados y sustancias químicas en torno a un 9% y las de otros equipos de transporte un 6%.

 

Es evidente que el aumento de la actividad entre Europa y Estados Unidos traerá un cambio de paradigma no solo para las multinacionales, sino también para las pequeñas y medianas empresas, tanto si exportan directamente como si suministran a empresas de mayor tamaño.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *