bubok_logotipo

Bubok, la editorial que se apuntó a las nuevas tecnologías

Internet ha obligado a muchas industrias a tener que reinventarse. Una de las que está en esa situación es la literatura. El auge del libro electrónico ha provocado un tsunami entre las grandes editoriales, que buscan cómo enfrentarse, o sacar partido, a la nueva tecnología. Mientras eso ocurre en las grandes ligas, existen emprendedores que saben aprovechar las oportunidades tecnológicas para, por ejemplo, democratizar la publicación de libros. Es el caso de la editorial Bubok

El origen de todo
En 2007, Ángel María Herrera junto con otros socios, entre los que se encontraban Rafael Casado, fundador del portal financiero Invertia, o José Luis Delgado, creador de la página de Internet Mailxmail, decidieron fundar Bubok, un portal especializado en la edición de libros. El modelo de edición de estos ejemplares es sencillo: un autor publica su obra sin ningún tipo de coste y si decide que ese libro se difunda llega a un acuerdo con Bubok para publicarlo. Cada persona decide en qué formato quiere tener su obra (digital o papel) y si quiere venderla, mientras que el cliente final es el que decide la forma de envío.

Beneficios para el escritor
Uno de los atractivos de publicar el libro en Bubok es el porcentaje del precio de la obra que gana cada autor. “Un ochenta por ciento de la venta del libro se lo lleva el escritor y el resto lo gana la compañía”, explican en esta pyme española. Por ejemplo, si el libro cuesta cinco euros, el autor ganaría cuatro euros, y Bubok recibe un euro. Con el sistema tradicional el autor comparte el precio del ejemplar con la editorial, la distribuidora y el punto de venta. Así, de un libro que cuesta 12 euros, el escritor recibe 1,2 euros, es decir, el diez por ciento del precio final. “Cuando el escritor decide publicar, llega a un acuerdo con nosotros para fijar el precio del ejemplar”, añaden desde Bubok.

Tras cinco años de aventura empresarial, la edición a la carta que ofrece Bubok parece funcionar. Buena muestra de ello son los comentarios de escritores que se han servido de sus servicios para dar a conocer sus obras. Uno de ellos es Juan Marín Pozo, que no tiene inconvenientes en contar su experiencia con la empresa. “Una madrugada decidí poner en orden lo aprendido después de seis años ayudando a las familias a ahorrar y acumular dinero y me puse a escribir en forma de fábula una obra titulada Finanzas para un tonto Decidí publicarlo con Bubok, y en pocos días tenía el primer ejemplar en mis manos. A partir de ahí todo fue muy rápido y fue cuando llevaba 500 copias vendidas que comencé a pensar, basado en los comentarios de los lectores, que el libro podía llegar a algo más que una edición particular. Envié propuestas editoriales a tres compañías diferentes y fue la tercera la que en tan solo quince días respondió que OK. Era la editorial Aguilar, del Grupo Santillana, que el año anterior había vendido 171 millones de libros”, explica Marín Pozo.

En la actualidad, la obra “Finanzas para un tonto” se puede encontrar en El Corte Inglés, Fnac, Casa del libro, aeropuertos, estaciones, etc. El caso de este escritor no es aislado. Muchos otros también han utilizado la plataforma de Bubok para darse a conocer. Y es que este pequeño negocio ha demostrado que la tecnología no es el enemigo de la cultura, sino todo lo contrario.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *