Brexit: nuevo líder, mismos problemas

Internacionalización, Noticias

Nuevo líder Brexit

Tal y como pronosticaban todas las encuestas, el pasado 23 de julio, el controvertido ex alcalde de Londres, Boris Johnson, se proclamó líder del partido conservador, por delante del hasta entonces Ministro de Exteriores, Jeremy Hunt, al que venció por más del doble de los votos. Un día más tarde, la Reina Isabel II, tras recibir la renuncia formal de Theresa May, nombró a Johnson primer ministro y le encargó la formación de un nuevo Ejecutivo. Johnson ha llevado a cabo una renovación radical del equipo de Gobierno, del que ha desaparecido la mayor parte del equipo de May, sustituidos por figuras del ala dura del partido conservador, con un perfil euroescéptico.

 

El nuevo ministro: Boris Johnson

A partir de ahora, el nuevo primer ministro deberá hacer frente a su principal tarea: sacar a Reino Unido de la Unión Europea. Johnson está convencido de  poder llegar a un acuerdo mejor que el que firmó su predecesora. Sin embargo, y pese a que asegura que tratará de agotar la vía negociadora, el riesgo de que se produzca un Brexit sin acuerdo se ha incrementado. El nuevo primer ministro no quiere solicitar una nueva extensión del plazo, y afirma que el próximo 31 de octubre Reino Unido abandonará la UE. Su objetivo es que la Unión acepte eliminar la cláusula de salvaguarda para Irlanda del Norte, algo que Bruselas ya ha rehusado reiteradamente. A lo enconado de ambas posturas se suma el limitado margen de tiempo del que dispone el Parlamento británico tras el receso de verano. Aún en el caso de que, hipotéticamente, Bruselas y Londres consiguiesen llegar a un acuerdo, Westminster no contaría con el tiempo suficiente para aprobar la legislación pertinente. Todo ello conduciría a un Brexit sin acuerdo por defecto, un escenario que no se debe descartar.

Por su parte, la oposición parlamentaria intentará, como ya hiciera el pasado mes de marzo, evitar que se produzca un Brexit duro. Cabe la posibilidad de que plantee una moción de confianza contra el nuevo primer ministro tras el receso de verano de la cámara, que no es imposible que prosperase, ya que gran parte de los diputados conservadores no comparten la postura del primer ministro de ir adelante con el Brexit haya o no acuerdo. No obstante, este escenario conduciría irremediablemente a un adelanto electoral, y con él a un cambio en la configuración del Parlamento, en el que con mucha probabilidad dos partidos nuevos, el Partido para el Brexit y los Liberales Demócratas, ganarían más representación. La mayor fragmentación política podría complicar aún más las posibilidades de acuerdo por parte de la Cámara, agravando así la crisis política en la que se encuentra el país.

 

Todos estos escenarios son meras especulaciones. La única certeza es que, a menos de cien días de que se cumpla el plazo dado por Bruselas para que se haga efectivo el Brexit, Reino Unido tiene un nuevo primer ministro, el tercero desde la celebración del referéndum, que, sin embargo, se enfrenta a los mismos problemas que sus antecesores.

 

Si quieres seguir leyendo noticias relacionadas, haz clic aquí.

Last modified: 09/08/2019