Brexit, la nueva estrategia de May

Noticias

brexit estrategia may

Harta de la desobediencia política del ala más dura de los conservadores euroescépticos, la primera ministra británica, Theresa May, ha abierto la puerta a negociar con el líder laborista Jeremy Corbyn. Pese a que la UE había instado a la primera ministra a buscar el apoyo de la oposición para aprobar el acuerdo sobre el Brexit en el Parlamento, May siempre se había negado. Sin embargo, tras el tercer rechazo de la Cámara, decidió tender la mano al laborismo después de constatar definitivamente que lo único que parece contentar a este grupo de 80-90 conservadores rebeldes es un Brexit radical.

Hasta el momento, May y Corbyn se han mostrado optimistas con el avance de las conversaciones; pero parece improbable que la primera ministra logre el respaldo del laborismo antes del 12 de abril, momento en el que se produciría una salida sin acuerdo. Consciente de que el tiempo juega en su contra, el pasado viernes 5 de abril May remitió una carta al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, solicitando una nueva extensión del Artículo 50 hasta el 30 de junio. La primera ministra considera que, dada la evolución de las negociaciones, una prórroga técnica será suficiente para conseguir que Westminster apoye su plan.

Sin embargo, los líderes de la UE no esconden su escepticismo, ya que la primera ministra no cuenta con capital ni credibilidad política alguna para garantizar que la Cámara apruebe su plan. Así pues, la pelota vuelve a estar en el tejado de los Veintisiete quienes, el próximo 10 de abril, celebrarán un Consejo Europeo extraordinario para decidir la duración de la nueva extensión del Artículo 50 que, recordemos, inicialmente finalizaba el 29 de marzo. El problema es que no existe un consenso al respecto entre los líderes europeos. Por un lado, Francia, apoyada por España y Bélgica, aboga por terminar ya con esta incertidumbre y evitar que Reino Unido arrastre al resto de los países de la UE al caos en el que se encuentra. Además, Macron considera que, para que se le conceda una prórroga extensa, Reino Unido ha de hacer un planteamiento político distinto, que contemple un segundo referéndum o la celebración de elecciones anticipadas. Alemania, Holanda o Irlanda, en cambio, se muestran mucho más flexibles y prefieren explorar todas las alternativas antes de que se produzca un Brexit sin acuerdo.

Opciones previstas

Parece que una de las opciones que se barajan es la de extenderlo hasta final de año, con una cláusula que permita a Reino Unido abandonar la UE en caso de que se consiga antes el apoyo de la mayoría del Parlamento al plan del Brexit. Esta opción, sin embargo, obligaría al país a participar en las elecciones europeas, previstas para el 26 de mayo, algo que contradice lo que, hasta ahora, sostenía la primera ministra. De hecho, el Ejecutivo británico ha dado orden de que comiencen los preparativos para la celebración de los comicios y de que se presente la lista de los diputados conservadores que concurrirán.

La duda que se plantea ahora es si Reino Unido seguirá participando en el Parlamento Europeo una vez que se haya aprobado el acuerdo y, en caso de que sea así, si podría utilizar los 73 escaños que le corresponden para obstaculizar el trabajo de la Cámara. Esta es una de las muchas preguntas, hasta el momento sin respuesta, que continúa planteando el Brexit. Veremos si, en algún momento, Reino Unido es capaz de resolverlas.

 

Si quieres seguir leyendo noticias relacionadas, haz clic aquí.

Last modified: 06/05/2019