Cómo es posible emprender dentro de una organización y qué beneficios supone

intraemprendimiento

Si Blockbuster hubiera creído en Reed Hastings cuando, a finales de la década de los noventa, les presentó su idea de un negocio basado en un sistema de envíos de películas a domicilio sin limitaciones ni sanciones, probablemente el gigante norteamericano de alquiler de cintas de vídeo hubiera mantenido su posición de liderazgo mundial los siguientes años, pero no fue así. Harto de no ser tenido en cuenta, en 1998, Hastings se alió con un amigo suyo para fundar Netflix, que apenas diez años después, mientras crecía su importancia en el sector del entretenimiento de todo el planeta hasta terminar por hacerse con el trono absoluto, veía como Blockbuster acababa en 2010 por declararse en bancarrota.

Aunque el ejemplo de Hastings y Netflix es quizá el más paradigmático de los vividos recientemente, cada día surgen proyectos innovadores y modelos de negocio disruptivos que pueden suponer la próxima revolución en su sector en el caso de que alguien crea en ellos y apueste por su desarrollo a medio y largo plazo. Pero que no tienen que surgir necesariamente fuera del entorno de una empresa, sino que, al contrario, gracias a la experiencia, contacto e interacción entre los miembros de un equipo, es posible que terminen por surgir ideas innovadoras internas que merezcan ser desarrolladas de cara a analizar su viabilidad real.

 

Innovar desde dentro

Ser emprendedor está asociado a una serie de cualidades que debe poseer una persona, como el esfuerzo, la motivación, la capacidad de adquirir un compromiso, la creatividad o el liderazgo. Sin embargo, no se suele tener en cuenta a la hora de describir a estos profesionales que pueden llevar a cabo esa cultura emprendedora desde dos puntos de vista, relacionadas de manera evidente con la vocación individual que tengan:

  • El emprendimiento social, por el que se impulsan proyectos que generen beneficio social para un determinado colectivo, como es el caso de muchas ONGs, fundaciones o asociaciones.
  • El emprendimiento dentro de una organización o empresa ya constituida, que se realiza gracias al inconformismo y dinamismo de empleados que quieren desarrollar su creatividad de modo proactivo, si la entidad les da la oportunidad de ponerlo en práctica. A esta manera de crear un nuevo negocio o actividad se le conoce como intraemprendimiento.

Las empresas deberían facilitar en su seno el intraemprendimiento igual que apuestan por la innovación. Cada vez es más frecuente, de hecho, que integren ambas realidades para que fructifiquen los intraemprendedores innovadores o innopreneurs, es decir, trabajadores con ideas innovadoras, habilidades para poder ejecutarlas e iniciativa para liderarlas, pero que no tienen la propensión al riesgo suficiente para llevarlas a cabo por cuenta propia y sin los recursos que le puede aportar una organización consolidada desde el inicio. En 1985, el investigador Gifford Pinchot los definió como, “aquellas personas que son capaces de desarrollar un comportamiento emprendedor, bajo el respaldo de la empresa, a través del descubrimiento, evaluación y explotación de nuevas oportunidades de negocio”.

intraemprendimiento-beneficios

 

 

Beneficios para la empresa

Desde el lado corporativo, contar con personas que asuman este tipo de proyectos es fundamental, ya que constituyen el principal soporte para convertirse en los agentes del cambio dentro de la entidad. Además, constituyen una fuente muy importante para asegurar la diversificación y la sostenibilidad de la firma para el medio y largo plazo. Sin embargo, la realidad no es tan sencilla, como muchos documentos se han encargado de subrayar. Es el caso del informe Emprendimiento Corporativo en España, de la Universidad de Deusto, que afirma que “implantar una estrategia eficaz no es tarea fácil, ya que, a los obstáculos inherentes a todo proyecto innovador, hay que sumarle resistencias que tienen origen en la propia organización”.

Entre los principales beneficios que supone para una entidad apostar por intraemprendimiento, cabe destacar:

  • Aumento de la eficiencia, ya que, por norma general, los proyectos innovadores promueven una mayor productividad a lo ya existente dentro de un sector.
  • Incremento de la fidelidad de los empleados, que se sienten implicados en los planes de desarrollo futuro de la compañía.
  • Diversificación, puesto que amplía los horizonte de negocio de la compañía.
  • Renovación y examen de los procesos y de la estrategia de la entidad, que con estos nuevos proyectos debe analizar si su operatividad es la adecuada en una determinada coyuntura.
  • Retroalimentación, en donde los empleados que ven cómo sus compañeros logran poner en práctica sus ideas se esfuerzan, a su vez, en desarrollar proyectos innovadores.

 

Cómo fomentar el intraemprendimiento

Aunque muchas empresas globales, en especial las tecnológicas, promueven dentro de sus líneas estratégicas el intraempredimiento, cualquier organización puede apostar por él a través de tres métodos principales:

  • Desarrollar un programa específico de intraemprendimiento, que cuente con una metodología propia y favorezca la transmisión de ideas y proyectos desde el equipo humano a los órganos de decisión de la entidad.
  • Facilitar el pensamiento creativo, creando espacios físicos en la oficina para que los empleados puedan compartir y debatir acerca de sus ideas, o permitiendo que una serie de horas semanales de la agenda de cada trabajador se destine al impulso de nuevas propuestas.
  • Reconocimiento y objetivos, o, lo que es lo mismo, que tengan premio los proyectos que se conviertan en una realidad dentro de la organización, tanto desde el punto de vista de la remuneración como del apoyo logístico de la empresa para que tenga una adecuada implantación comercial.

 

Si quieres seguir leyendo noticias relacionadas, haz clic aquí.

Last modified: 15/04/2019