Bust

Pymes: en busca del crédito perdido

Aunque parezca misión imposible, los emprendedores y las pymes todavía pueden encontrar lugares donde fluya el crédito o, al menos, alguna muestra de esperanza para conseguirlo. Por ejemplo, Novagalicia acaba de anunciar que prevé destinar 6.108 millones a créditos para pymes en 2012, de los que el 40% serán nuevas concesiones. Y Caja Laboral ha afirmado que apoyará a pymes y autónomos de Navarra con una línea de crédito de dos millones de euros con unas condiciones que irán desde el euribor+1,75 al euribor+3 y un plazo de financiación de 60 meses. A finales de año, Bankia también comenzó a moverse e indicó que destinaría 1.000 millones de euros a financiar pymes españolas en los próximos dos ejercicios a través de un convenio firmado entonces con el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

Pero por si la situación fuera muy agobiante y requiriera de una actuación inmediata, emprendedores y pymes también pueden encontrar una solución urgente en internet. La Federación de Empresarios de la Comunidad de Madrid (Fedecam) y la firma Weemba están dando a conocer entre el empresariado madrileño las posibilidades que ofrecen los créditos ‘online’ para acabar con el estrangulamiento que sufren pymes y emprendedores en esta comunidad autónoma.

Y es que cualquier acción es buena para volver a abrir el grifo. No hay que olvidar que, si hacemos balance general, en 2011 los bancos españoles siguieron recortando los créditos a las empresas. Para los de un importe inferior al millón de euros (los que solicitan pequeñas y medianas empresas), la reducción fue del 16,8% y para los superiores a esa cantidad, del 22,4%.

Otro lugar donde es posible acudir es el Instituto de Crédito Oficial. Un 41,3% de las pymes demandantes de crédito se dirigieron al ICO en el cuarto trimestre de 2011, más que en la media de los dos años anteriores (37,7%), y de ellas, el 77% consiguieron financiación. Los resultados no están mal: el 57,6% de las empresas que solicitaron préstamos de esta institución no encontraron obstáculos en su solicitud.

Además de las líneas ICO, entre las empresas que acudieron a la financiación externa durante el pasado ejercicio, un 11% utilizaron el factoring y un 18,5% el confirming. El 3,5% se dirigieron a sociedades de garantía recíproca para obtener su aval y un porcentaje muy reducido (1,3%) recurrió a otras fórmulas de financiación como el capital riesgo. Las empresas que se dirigen a estos medios alternativos suelen cubrir con ellos el 24,4% de sus necesidades.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *