ayudas_ue

Ayudas de la UE que los emprendedores deben conocer y aprovechar

Uno de los grandes objetivos económicos de la Unión Europea es que su industria recupere el peso que ha perdido en los últimos años. Tanto es así que, por ejemplo, España, en el que este sector representa en torno al 14 por ciento del PIB, tiene la exigente meta impuesta desde Bruselas de que la industria alcance al menos el 20 por ciento de importancia dentro del PIB nacional.

Los ambiciosos objetivos que la UE presenta en el ámbito industrial tienen todo el sentido económico del mundo. Más allá de que el puesto de trabajo creado en esta área es de mejor calidad que en otros ámbitos, como el turismo, es destacable que la industria posee unos niveles de productividad y de gasto en innovación superiores al resto, lo que beneficia al crecimiento. La UE también valora que los países que mejor soportan una crisis son aquellos cuyas economías poseen un alto componente industrial. De hecho, esta virtud se pudo ver en  España en la reciente recesión. Las Comunidades Autónomas que contaban con un componente industrial muy desarrollado, como Cataluña, Madrid, País Vasco y Comunidad Valenciana, superaron la crisis con mejor nota que aquellos territorios en los que los servicios son casi la única fuente de ingresos.

Ayudas de la UE para fomentar el tejido industrial

Pues bien, el interés que la UE tiene por incrementar el peso de la industria para así fortalecer a las economías de los países miembros hace que desde Bruselas se hayan puesto en funcionamiento ayudas que tienen como objetivo la creación de nuevos negocios dentro del segmento industrial. Resulta obvio que este tipo de ayudas para emprendedores son muy beneficiosas y, por tanto, es aconsejable que se conozcan.

Instrumento PYME

La ayuda más importante que la UE concede recibe el nombre de Instrumento PYME. El objetivo de estas subvenciones para emprendedores es el de apoyar las innovaciones más prometedoras (tecnológicas o no), pero siempre teniendo en cuenta que su misión es generar crecimiento a pymes y autónomos.

En otras palabras: la ayuda está claramente enfocada en pymes que sean capaces de llevar a cabo importantes innovaciones pero no aisladas, sino apoyadas en un sólido plan empresarial. Es obvio que a ella acuden muchas startups, ya que si la obtienen logran impulsar el desarrollo de nuevos productos o servicios que acelerarán su propio crecimiento económico.

El único requisito para que una pyme o firma de reciente creación acceda a Instrumento PYME es que debe estar establecida en un territorio que sea miembro de la Unión Europea. Mediante este vehículo financiero, las pymes pueden obtener entre 50.000 y 2,5 millones de euros. La ayuda está dividida en tres fases: evaluación de la viabilidad, actividades de I+D+i y comercialización. De ahí que según esté avanzado el proyecto por el que se solicita la ayuda, dejará de ser imprescindible presentar la solicitud en las tres fases. En cuanto al plazo de término, la fase 1 de Instrumento PYME estará abierta hasta el 5 de septiembre, y las dos restantes hasta el 10 de octubre.

Como todo, la ayuda cuenta con un límite presupuestario. De ahí que algunas pymes merecedores de obtener el capital no puedan acceder al mismo. En ese caso,  la UE les otorgará el Sello de Excelencia que supone un reconocimiento a la empresa y le abre las puertas a la obtención de financiación alternativa.

En su última edición, Instrumento PYME apoyó a 257 empresas de las más de 2.009 que presentaron propuestas. De ellas 45 eran españolas, una cifra muy elevada, que pone en valor el gen innovador de nuestros emprendedores. En cuanto a los sectores que obtuvieron mayor financiación destacaron salud, ingeniería y tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Su presupuesto para 2019 es de 552 millones, cantidad que se incrementará hasta los 600 millones, un año después.

Programa FFI

El programa Fast Truck to Innovation es otra de las ayudas a emprendedores que la UE concede y que las pymes y autónomos pueden aprovechar. Está dirigido a tecnologías, conceptos y modelos de negocio con un fuerte componente innovador. Pero, al contrario que el Instrumento PYME, deben estar desarrollados y próximos al mercado. Además están destinados a un consorcio de varias firmas. Se financian proyectos de hasta 3 millones en consorcios transnacionales de 3 a 5 entidades donde al menos un 60 por ciento de los socios deben ser industriales. Durante la última edición, Fast Truck to Innovation repartió cerca de 200 millones. Para el próximo periodo 2018-2020 se dispone de un presupuesto de 300 millones, lo que supone una buena oportunidad que nuestras pymes más industriales deberían intentar aprovechar.


Iniciativa Pyme


La última ayuda disponible es Iniciativa Pyme, que ya ha logrado generar financiación por valor de más de 3.000 millones. España es el país de la UE que más capital recibe a través de este instrumento financiero (35.000 pymes españolas ya disponen de la ayuda) cuyo objetivo es apoyar la financiación de las pequeñas y medianas empresas.

En cuanto  a los requisitos, las empresas que quieran acceder a Iniciativa Pyme deben tener al menos 250 empleados y necesidad de financiación para proyectos que deben ser desarrollados en el territorio español. Además, estas pymes deben cumplir con uno de estos requisitos: facturar al menos 50 millones o disponer de 43 millones en activos en su balance. Es decir, una oportunidad ideal pero solo al alcance firmas capaces de generar ya empleo e ingresos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *