moneda blockchain

En qué ayudará el Blockchain a las pymes

En 2008, un artículo de Satoshi Nakamoto (aparentemente, un pseudónimo del australiano Craig Wright) introdujo dos conceptos tan innovadores como disruptivos: el bitcoin, una moneda virtual destinada a revolucionar los sistemas de pagos tradicionales; y el blockchain. Aunque para muchos este término resulte desconocido, el blockchain no es otra cosa que un sistema con una base de datos que reconoce, interconecta y entrelaza bloques de información, permitiendo compartirla y verificar que no ha sufrido ninguna modificación en el proceso. Estos bloques se unen entre ellos sucesivamente, conteniendo paquetes de datos sobre las transacciones realizadas, bajo una estructura denominada Merkle Tree, en honor a su creador, Ralph Merkle.

Mediante el uso del blockchain se pueden llevar a cabo inmensas transferencias de datos de forma eficiente y en tiempo real, suponiendo un considerable ahorro de costes, ya que no se requiere un registro central sino que son los propios usuarios (llamados nodos) los que se conectan a las distintas redes p2p usando un mismo lenguaje, denominado protocolo. Los participantes deben respaldar este sistema mediante la confianza digital, término que se concreta en la autentificación de su identidad y la autorización de los permisos necesarios, lo que significa que resulta clave para la extensión de esta tecnología el consenso entre los implicados.

Impacto en el sector financiero y riesgo jurídico

Este año entra en vigor la nueva Directiva de Servicios de Pagos (conocida como PSD2), que supondrá una revolución para el sector bancario, debido a dos medidas principales: la Banca deberá proporcionar acceso a la información de sus clientes a terceros siempre que estos cuenten con su consentimiento explícito; y se favorecerá el que otras empresas ofrezcan la realización de pagos directamente sin intermediación con el banco. Esto supondrá la llegada de nuevos jugadores, en especial en los servicios de procesamiento de pagos.

Sin embargo, el gran reto a lograr por el Blockchain en los próximos años será su integración en el ordenamiento jurídico, que le sirva para obtener un respaldo legal ante el regulador. Organismos como el World Economic Forum, o la Agencia Europea Enisa han alertado en recientes informes que es crítico evaluar a nivel internacional las implicaciones en materia de seguridad que tendrá la implementación de esta tecnología, en ámbitos como la validez jurídica de los documentos que se generan o la territorialidad de la información compartida.

Beneficios para las pymes

Aunque en la actualidad parece que sólo las grandes empresas cuentan con los recursos y la tecnología para aplicar el Blockchain, los expertos señalan que tendrá una importancia muy relevante para las pymes en el futuro, en campos como las transacciones financieras, la gestión de activos o la operatividad del negocio. En especial, se destacan sus potencialidades a la hora de mejorar los sistema de pago tradicionales, lo que contribuiría a mejorar sustancialmente el control de la tesorería de las compañías o el análisis del rendimiento de sus inversiones.

Otro segmento donde el Blockchain tendrá un impacto notable para las pymes será el de la seguridad. La posibilidad de que la información de una empresa se descentralice mientras se incrementan sustancialmente los protocolos de seguridad favorecerá el que la protección de los datos sea mucho mayor. En este sentido, algunos de los grandes proyectos de I+D que se están realizando sobre esta tecnología, principalmente a cargo de grandes consorcios de bancos a nivel mundial, será fundamental para el desarrollo de estándares útiles para las pymes.

Proyectos en desarrollo

Aunque quizá la red de blockchain más conocida es la relacionada con el bitcoin, y más concretamente con el mundo financiero, hay otras que por su versatilidad y sus posibilidades de explotación van despertando cada vez un mayor interés. La primera de la lista es sin lugar a dudas Ethereum, desarrollada por el programador Vitalik Buterin, que incide en aspectos como la identidad digital, el consumo de entretenimiento online o los usos de los denominados contratos inteligentes, que permiten mucha mayor flexibilidad a los usuarios.

A nivel corporativo, la iniciativa más relevante parece correr a cargo del consorcio R3, que agrupa a más de 70 entidades financieras, como BBVA o Santander. Precisamente, este banco anunció hace unos meses una alianza con compañías como Deutsche Bank o UBS para crear un sistema de pagos blockchain, Otro interesante proyecto es la red Alastria, en la que participan compañías como Bankia, Indra o Everis, que pretende su uso para realizar operaciones transversales. A nivel internacional, cabe destacar el acuerdo entre Microsoft y Bank of America, que han unido sus caminos para “impulsar la transformación” de las transacciones financieras.

El uso del blockchain permitirá enormes avances en los próximos años, como conseguir pagos internacionales en tiempo real o disminuir los robos por suplantación de identidad, dando el control total de la información al usuario, pero es necesario resolver algunos problemas jurídicos que fomenten la confianza digital y les otorguen mayor credibilidad. De esta tecnología se beneficiarán las pymes, aunque, para lograrlo, todavía hay que esperar que se desarrollen aplicaciones específicas para ellas, algo que sin duda llegará cuando se extienda su uso.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *