Aumenta el valor de tu compañía certificando la excelencia en la gestión

Gestión empresarial

El alto grado de competencia entre los negocios en el mercado actual hace que las empresas busquen nuevas formas de diferenciarse. Ya no basta con ofrecer un buen producto o servicio a un precio ajustado. El consumidor o usuario pide algo más, quiere que la marca le seduzca. Las grandes compañías tienen la capacidad de invertir una ingente cantidad de recursos para construir una potente imagen que haga que una persona al final se decida por ella frente a todas las opciones existentes. Las pequeñas sin embargo tienen que luchar con unos medios más limitados.

La publicidad ha sido el medio tradicionalmente empleado para perdurar en la memoria del cliente y conseguir que, llegado el momento crítico de la adquisición, este se decante por la alternativa que más le ha impactado, incluso de forma inconsciente y aunque tenga que pagar un precio mayor. Pero los consumidores son cada vez más exigentes y tienen mayor cantidad de información disponible. Quieren marcas comprometidas con sus propios valores, que sean éticamente responsables y respeten el medio ambiente. Por eso es importante que nuestra empresa transmita valores y certificar nuestra excelencia en la gestión nos ayudará a hacerlo.

Mantener unas buenas prácticas en la gestión de nuestro negocio, y poder certificarlo, no solo nos posicionará mejor frente a la competencia ante los ojos de nuestros clientes. Este valor añadido a nuestra marca repercutirá también en un incremento de la confianza de aquellas empresas con las que vayamos a trabajar, nuestros proveedores o posibles socios. Y además la imagen de la compañía se verá reforzada ante posibles negociaciones con entidades financieras.

Basar nuestro negocio en unas buenas prácticas es vital en un entorno en el que todos los actores están cada vez más acostumbrados a buscar información antes de tomar decisiones. Ya no son solo los bancos antes de adjudicar un crédito o nuestros proveedores para enviar las mercancías. También el cliente final busca y compara entre las opciones existentes en el mercado antes de decantarse por una de ellas. Desde las consultas a los completos informes de empresas de marcas como eInforma a un rastreo por las redes, todo ello va a incidir en la imagen que se creen de nuestra empresa.

Certificado IeE en Excelencia en la Gestión Empresarial

Al certificar nuestra excelencia en la gestión empresarial no sólo tendremos una ventaja competitiva. El certificado IeE, avalado por INFORMA, empresa líder en información Comercial, Financiera, Sectorial y de Marketing, y El Economista, periódico económico líder mundial en español, te permite conocer también las debilidades y puntos fuertes de tu empresa, ya que se realiza un análisis de los principales indicadores.

Un equipo de expertos evalúa los principales parámetros que determinan la gestión de las compañías: solvencia, rentabilidad, crecimiento, empleo, internacionalización, responsabilidad social corporativa, satisfacción de clientes, innovación, gestión del riesgo comercial y digitalización.

Los beneficios son constatables para todas las áreas de la empresa:

A la Dirección General le ayuda a mejorar las relaciones con otras organizaciones y con sus stakeholders (clientes, proveedores, trabajadores, competidores, administraciones públicas…).

En el caso de la Dirección Financiera potencia la credibilidad de la empresa para negociar con entidades financieras en situaciones como obtener una financiación más propicia, renegociar la deuda, ampliar los límites en los créditos, etc. Y mejora la relación con proveedores.

A la Dirección de Recursos Humanos le ayudará a atraer talento a la compañía y a retener al equipo actual. También supondrá un retorno de las acciones empresariales de RSC que viene desarrollando la corporación.

Para la Dirección de Marketing sirve de apoyo a la hora de transmitir una imagen de excelencia, proporcionando una ventaja diferencial frente a la competencia. Refuerza la imagen de la marca, siendo reconocida como una empresa con un alto nivel de exigencia en su gestión empresarial.

Este reconocimiento al buen hacer de la compañía permite a la Dirección Comercial consolidar la confianza de sus clientes, lo que puede traducirse en un aumento de la demanda y, por ende, del valor del negocio.

Last modified: 03/06/2019