corporativo

Atraiga inversores con un buen ‘gobierno corporativo’

Antes de apostar por una empresa, los inversores quieren saber todo de ella, conocer su negocio, sus cuentas, sus perspectivas de futuro… pero también si ha puesto en marcha y lleva a cabo una buena estrategia de ‘gobierno corporativo’. Aunque tradicionalmente las empresas españolas han estado poco acostumbradas a ello y todavía no se preocupan demasiado por este aspecto, cada vez son más las que lo hacen y comprueban sus beneficios: la aparición de más y mejores inversores.

Según los expertos, durante los últimos diez años se han multiplicado en España por seis los inversores que dan importancia a las buenas prácticas corporativas de una empresa. Y, por tanto, los que las tienen muy en cuenta a la hora de decidir poner finalmente su dinero en ella.

Pero, ¿qué es necesario para que una empresa consiga desarrollar buenas prácticas de gobierno corporativo con las que atraer a estos inversores? En primer lugar, todo el consejo de administración debe involucrarse en ellas y no dejarlas únicamente en manos de los gestores de turno. Así, los miembros del consejo estarán al tanto de todas las cuestiones relevantes y conocerán de principio a fin el rumbo de la compañía y los objetivos que ha de alcanzar a medio y largo plazo.

Es decir, el consejo de administración de la compañía no debe ser solamente informado de la evolución del negocio por parte del equipo gestor, sino que debe ser el que marque las principales estrategias a seguir y controle su ejecución de principio a fin.

Otra cuestión fundamental en el buen gobierno corporativo es el establecimiento de un eficaz sistema de gestión de riesgos, algo que no debe ser exclusivo de un departamento determinado, sino que ha de tratarse como una cuestión transversal en la empresa. Y para ello vuelve a ser necesario que sea el consejo de administración el que diseñe y establezca la estrategia en este terreno. No hay que olvidar que un mismo riesgo puede tener muchos ángulos diferentes y afectar a una empresa o a un negocio desde múltiples ámbitos. Para ello cuentan con múltiples herramientas disponibles.

La formación de los consejeros es otro elemento clave del buen gobierno corporativo, aunque hasta ahora no se le ha dado tanta importancia en España como en otros países. Pero, sin duda, es un elemento cada vez más tenido en cuenta por los posibles inversores, que quieren fiar su dinero a profesionales con la mejor formación y experiencia. Algunas prácticas que se han llevado a cabo hasta ahora en determinadas empresas, como la elección de consejeros en bloque, no son precisamente un alarde de profesionalidad ni de buen gobierno corporativo. Y, lógicamente, no dan buena imagen. Algo a lo que tampoco contribuye la escasez en las compañías españolas de consejeros independientes.

Por el contrario, lo que sí puede ofrecer una imagen moderna y eficiente es la incorporación de consejeros internacionales cuando una buena parte del negocio de la compañía procede de más allá de nuestras fronteras.

En definitiva, el buen gobierno corporativo garantiza a los inversores que los responsables de la empresa controlan el negocio y conocen perfectamente el rumbo y el destino al que se dirigen. Saben cómo afrontar los riesgos y las dificultades, y están preparados para competir y conquistar nuevos mercados. Y todo ello en un horizonte que comprende al menos los 10 próximos años. Esa seguridad es la que terminará de convencer al inversor para poner su dinero en esa compañía y no en otra de similares características.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *