bombazo

Así se consigue un bombazo

Diversos estudios aseguran que cerca del 70% de los productos que se lanzan no cumplen las expectativas que había depositadas en ellos y acaban siendo retirados. Este alto porcentaje es todavía mayor, alrededor del 80%, si hablamos de innovaciones en sectores como la alimentación o las bebidas.

Los datos demuestran que abrirse hueco en el mercado con una novedad no es tarea fácil. Por eso, los emprendedores deben afinar mucho a la hora de arriesgar. Por ese motivo, desde aquí queremos mostrar los puntos más importantes que hay que seguir a la hora de comercializar un bien o un servicio para lograr que el lanzamiento sea un éxito. El primer consejo es evidente: a la hora de apostar por una novedad, los propietarios de la empresa, las agencias externas y los equipos de marketing internos deben remar en la misma dirección.

– Investigación previa. 

Buena parte del trabajo se lleva a cabo mucho antes de la presentación en sociedad de un producto. Identificar la demanda es una de esas labores que conviene desarrollar con antelación. Gracias a ello podremos saber qué grupo demográfico estará interesado en nuestra presentación y cómo esas personas suelen decidir sus compras. De esa forma podremos adaptar nuestra campaña a sus gustos e incrementar las posibilidades de éxito.

Estos estudios previos también deben tener en cuenta la fecha exacta de lanzamiento. Esto importa, y mucho, Y para comprobarlo basta con imaginarse el escaso impacto que tendrá nuestra novedad si coincide en el tiempo con la presentación de un bien similar por parte de una multinacional.

– Desarrollar materiales de promoción.

Para dar a conocer un producto se requiere que la empresa posea todo tipo de información complementaria, que le será requerida tanto por clientes, distribuidores o medios. Nos referimos a notas de prensa, hojas de datos, folletos explicativos o guías en el apartado físico. Pero tampoco debemos olvidarnos del tema online. Así que al arsenal anteriormente citado habrá que añadir contenidos, tanto de texto como imágenes o vídeos, que se colgarán en Internet y serán fundamentales para que la sociedad se haga una idea más exacta de nuestra propuesta.

– Haga pruebas previas. 

Usted quizá esté convencido de las excelencias del producto y tenga listo un mensaje cohesionado para el gran público. Pero también está obligado a buscarse candidatos que prueben la novedad y dejen testimonio fehaciente de sus grandes resultados. Lo mejor es grabar este tipo de ensayos y, posteriormente, utilizarlos a la hora de promocionar la novedad. Y es que un vídeo que cuente las experiencias de personas anónimas y ajenas a la compañía puede convertirse en la mejor campaña de marketing posible.

– Corra la voz. 

Una vez que tenga identificada la demanda, cuente con materiales off y online, tenga constancia de pruebas previas y se acerque el día del lanzamiento toca invertir en personas para que el mensaje vaya calando. Es decir, hay que asumir costes y contratar a una agencia de comunicación que se encargue de recordar a periodistas, expertos y voceros varios que su empresa va a romper moldes el día X y a la hora H.

– No se olvide de sus clientes veteranos. 

Mucha veces las novedades ignoran a la base de clientes que ya tiene una empresa. El mejor ejemplo se encuentra en las operadoras de telefonía e Internet, que presentan nuevas ofertas a las que no se pueden acoger los veteranos, que pagan más por el mismo servicio, que uno que acaba de firmar el contrato. Usted no debe caer en semejante desatino y su base de consumidores deben ser de los primeros que se enteren de los beneficios que tiene el futuro producto. Así que emita un correo electrónico a su base de datos con toda la información posible para que no se sientan desprotegidos por su firma. De esa forma también logrará mandar un mensaje cohesionado y quizá esos veteranos clientes podrán hacerle una campaña de promoción gratuita en redes sociales.

– Realice un seguimiento. 

No se le ocurra dejar que su gran apuesta de marketing muera después del anuncio oficial. Para evitarlo, contacte con cualquiera que se haya hecho eco del mismo y muéstrese abierto a la hora de ampliar información y de conceder entrevistas. Además debe seguir utilizando la tecnología para añadir más contenidos ya sea a través de la propia página de la empresa como del correo electrónico o las redes sociales. Así conseguirá incrementar el impacto que la novedad tendrá en el tiempo.

– Resuelva las carencias. 

Nadie es perfecto y quizá los cientos de ensayos no han revelado un problema oculto, que surgirá cuando la sociedad esté utilizando el producto. Ante esta circunstancia su empresa debe estar preparada para resolver cualquier incidencia. De lo contrario, la firma acarreará el lastre de tener una imagen negativa.

– Mida el éxito. 

Parece una obviedad pero es que ningún emprendedor se puede permitir el lujo de no analizar los resultados de un lanzamientos y sacar conclusiones de lo que se puede mejorar de cada a un intento futuro.

– Presuma. 

Si ha conseguido un bombazo puede presumir de ello. No tenga reparos y cree cualquier documento que contenga el impacto social y mediático que ha logrado. Luego téngalo visible en su establecimiento o en la web para que cualquiera que acuda sepa que su empresa es una compañía que sabe cómo triunfar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *