Aprovechar las redes sociales profesionales como canal de venta

Existe el convencimiento entre los empresarios de que las redes sociales sirven para poco más que para incrementar el conocimiento de la marca. Es decir: para hacerse un nombre en el imaginario de la sociedad. También se comenta el cuidado que hay que tener por el daño que un mal comentario en este canal digital puede hacer a la imagen de la compañía.

Por el contrario, los empresarios suelen comentar muy de pasada las posibilidades que las redes sociales tienen como canal de ventas.  Pues bien, esta concepción supone un claro error. Y para demostrarlo sirvan los resultados del último estudio anual realizado por la asociación de publicidad. marketing y comunicación digital, IAB Spain. Según dicho informe, la venta es el principal uso que los profesionales de la empresa hacen de las redes (67 por ciento). A continuación, sí que se sitúa el branding (57 por ciento) y el servicio de atención al cliente (55 por ciento). Pero el mero hecho de que muchas compañías ya utilicen este canal para incrementar sus ingresos refleja a la perfección que las redes sociales deben ir ganando cada vez más peso entre las pymes y los autónomos a la hora de convertirse en un instrumento útil para dar a conocer y también vender los productos o servicios.

El problema es que, de momento, muchos negocios no están aprovechando el potencial de este canal por lo que lo primero que se necesita para cambiar este hábito negativo es efectuar un cambio profundo en la mentalidad de los directivos que les permita aprender cómo las diferentes redes sociales pueden ayudar a vender.

El potencial de las redes sociales profesionales

Lejos de la creencia general, los expertos apuntan a las redes profesionales, como es el caso de LinkedIn, como las más útiles de cara a ayudar a lograr un alza de las ventas. Apuntan a que la relación que se crea a través de un perfil profesional (el de la empresa o el de los propios empleados) genera una relación más duradera con los contactos. A ello contribuye también la característica de este tipo de entornos, que concede el mismo espacio en página a un presidente de una multinacional que al propietario de una pyme y a su plantilla.

Estrategias a seguir

Con la idea de aprovechar el potencial comentado en el punto anterior, los empresarios pueden optar por dos estrategias que ofrecen buenas perspectivas. La primera es utilizar el perfil profesional de la empresa y de los trabajadores como imán para captar al público sin duda más afín a lo que la compañía ofrece que el que se puede encontrar en otras redes más generalistas, como es el caso de Facebook.

Otra estrategia a tener en cuenta es la de usar LinkedIn, en concreto su buscador y su herramienta de mensajería, como arma de búsqueda de potenciales clientes que aún no conocen la empresa.

Ambas fórmulas, sin duda, son interesantes para cualquier negocio, que debe aprovechar la existencia de este tipo de redes sociales para mucho más que darse a conocer. Sin duda, la escasa inversión que se necesita para obtener partido de este canal constituye otra ventaja a tener en cuenta.

Herramientas interesantes

Dentro del creciente abanico de soluciones que las redes ponen a disposición de los usuarios profesionales para favorecer las ventas, es necesario destacar el CRM, herramienta también perfecta para las pequeñas empresas. El Customer Relationship Managment sirve para monitorizar la evolución de las relaciones entre las empresas y sus clientes. Gracias a ello, el CRM supone una importante ayuda en áreas relacionadas con la gestión comercial y de marketing así como en los buenos resultados que pueda obtener el servicio de atención al cliente.

En concreto, las ventajas que se atribuyen a esta herramienta se podrían dividir en tres. Ayuda a obtener más ventas ya que los resultados que el CRM es capaz de ofrecer permiten al departamento comercial realizar un profundo seguimiento de sus potenciales clientes.

El CRM también aporta para mejorar la gestión, ya que, sin duda, ayuda a tener mejor organizada la información, lo que da tiempo al equipo gestor a aportar en otras tareas.

Por último, los expertos también indican que el Customer Relationship Managment también potencia la comunicación ya que permite conocer el estado del cliente, lo que ayuda a descubrir si existen tareas pendientes.

Todo lo que se ha visto en este post convierte a las redes sociales, especialmente las profesionales, en una opción que los directivos harían mal en dejar de lado. Máxime si se tiene en cuenta que la manera de comprar los productos por parte del usuario ha cambiado. Negarse a acompañar al usuario en dicho cambio constituye una profunda equivocación que lastrará la evolución de la compañía.

Last modified: 15/03/2019