tendencias_ecommerce

Cómo aprovechar las grandes tendencias del ecommerce

tendencias_ecommerceEl buen vendedor debe estar al tanto de las principales tendencias de la sociedad y de sus clientes, sobre todo de las que afectan al comercio electrónico, una de las grandes vías de comercialización que crecerá progresivamente en los próximos años y en la que cualquier negocio que quiera sobrevivir deberá estar presente. Veamos algunas de las principales tendencias de esta fórmula de venta y algunas ideas para tratar de obtener el máximo rendimiento de ellas.

 

Creciente protagonismo del móvil. Los teléfonos móviles son los grandes protagonistas de la sociedad, pero las empresas y comercios todavía no están aprovechando todas sus ventajas al máximo. ¿De qué forma se pueden aumentar sus prestaciones? La respuesta dependerá de cada fórmula de negocio, pero entre las ideas más rentables se encuentra el desarrollo de los códigos QR (que permitirán transmitir valiosa información con una simple captura); el envío de mensajes sobre determinadas novedades, ofertas o productos adaptados a cada tipo de cliente y a sus necesidades particulares; y la creación de aplicaciones que aporten más información y permitan un contacto directo con los clientes.

 

Entornos de gamificación. Los profesores saben perfectamente que algunos conocimientos se aprenden mejor utilizando juegos. Pues bien, los expertos en marketing también opinan que la gamificación puede ser la mejor manera de estrechar lazos entre empresas y consumidores. La simple propuesta de determinados juegos en la página web de una compañía -asociados a la marca, al producto o a cuestiones relacionadas- puede promover la participación de potenciales clientes e incentivar la compra a través de premios y recompensas.

 

Omnicanalidad física y virtual. La vida es cada vez más compleja, las situaciones cambian y las necesidades evolucionan. Por eso, los canales de comunicación de un comercio deben interrelacionarse con los canales de comercialización y venta propiamente dichos. Y en todos ellos deben contemplarse todo tipo de situaciones. Desde la consulta por internet que un cliente puede hacer en un determinado momento para informarse acerca de un producto y su precio, hasta la presencia física de esta persona en la tienda, pasando por la compra virtual –a través de la red- o telefónica y el posterior envío al domicilio.

 

Facilidades de pago. ¿En efectivo o con tarjeta? Es la pregunta habitual en cualquier comercio, un mecanismo sencillo que no deja lugar a dudas. Pero el asunto se puede complicar en el pago electrónico o a distancia, cuando los clientes no tienen meridianamente clara cuál es la mejor fórmula a emplear, si deben pagar antes o después de recibir el producto, si han de utilizar una aplicación o un método externo de pago, si deben desplazarse a una oficina de correos, etc. Todo ello puede resolverse rápidamente si la empresa establece unas instrucciones claras y sencillas sobre cómo debe hacerse el pago. Algo evidente, pero que no siempre se produce.

 

Rapidez y eficacia en la distribución. ¿Cuándo nos traerán la lámpara que hemos comprado por internet? El comercio electrónico permite adquirir un producto de un solo click, pero el proceso no termina aquí. La satisfacción final del cliente tendrá mucho que ver con el tiempo que tarde en llegar ese producto a su casa. Por eso, algunas de las grandes firmas están dando cada vez mayor importancia a su cadena logística y a sus procesos de distribución. Saben que éste será un factor determinante en el éxito de sus ventas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *