Aprenda a ganar dinero trabajando desde casa

franquicias_en_espana_restauracionParecía que nunca iba a suceder, pero está pasando. Cada vez se teletrabaja más. Parece que al fin se ha vencido la reticencia del empresario español, tan dado a que los trabajadores calienten la silla sin sentido, y en muchas compañías es habitual que la plantilla ejerce su labor diaria, sin necesidad de desplazarse a la oficina. En las pymes también ocurre. De hecho, este fenómeno es más acusado en estas firmas de reciente creación, generalmente formadas por jóvenes, que están más habituados a la tecnología que sus antecesores.

 

Es más, trabajar sin las ataduras de una oficina y un horario es un hecho para los propios emprendedores, que no tienen inconvenientes en ganar dinero desde espacios de coworking, e incluso desde la cafetería más cercana. Afortunadamente, la tecnología posibilita que todos, incluso aquellos que acudían a la oficina a diario, se benefician de un concepto más flexible de trabajo. Ahora se puede ser igual de eficiente sin necesidad de perder tiempo en el transporte.

 

Cualquiera de los emprendedores que teletrabaja anunciará a los cuatro vientos los beneficios que se esconden tras la ausencia de una oficina física. Pero, cuidado, no todo es tan bonito. Como en todo en la vida, en este punto también hay puntos negativos. Por dicho motivo, a continuación definimos cuáles son las mejores rutinas que un hombre o una mujer de negocios debe poner en marcha para lograr una productividad óptima cuando se trabaja desde casa.

 

Disponer de un horario

Por mucho que se quiera negar, una casa no es igual que una oficina. En el hogar es más sencillo que existan distracciones, y más si hay niños de por medio. Eso no quiere decir que se trabaje menos. Muy al contrario, la gente que teletrabaja suele tener horarios más largos que los que acuden a una oficina.

 

Para tratar de ser igual de eficiente es muy importante que el emprendedor se imponga un horario. Y si existen paradas por motivos ajenos, no tenga inconvenientes en hacer horas extras. Llevar a cabo este esfuerzo de organización es fundamental para ser capaces de ganar dinero sin necesidad de los desplazamientos habituales.

 

Planificar el día

No tener una oficina física no implica que una jornada laboral se convierta en un totum revolutum en el que el emprendedor va de una tarea a otra sin ningún tipo de estructura. Para evitar el caos, es clave planificar bien lo que se va a hacer cada día. Empezando por el horario. Si a usted no le molesta madrugar, comience temprano. Haga una lista de las tareas más importantes y termine con ellas antes de pasar a negocios menos urgentes.

 

Trate también de evitar las distracciones. Convierta su lugar de trabajo en una habitación de hotel y coloque un cartel de no molestar hasta que haya terminado. Solo creando un entorno agradable y adecuado será capaz de elevar los índices de productividad.

 

No trabaje en pijama

Imagino que a usted nunca se le ocurriría acudir a la oficina (aunque el negocio fuera suyo) en chándal. Si teletrabaja también debe seguir una rutina que empieza por el aseo y termina por vestirse de manera correcta. ¿Importa esto en el rendimiento? Pues aunque le sorprenda, sí. La forma de vestir afecta desde el punto de vista psicológico.

 

Además un emprendedor tiene que tener en cuenta que en cualquier momento puede necesitar salir de casa y visitar a un cliente o a un proveedor. Para poner en marcha un negocio rentable, se debe estar preparado para cualquier coyuntura y tener el pijama puesto no es la mejor manera de enfrentarse a las dificultades.

 

Designe un lugar de trabajo

La mayoría de las veces un portátil o un dispositivo móvil, como una tablet, es todo lo que se necesita para trabajar. Pero en el caso del teletrabajo, ir de una habitación a otra con el ordenador no es lo más inteligente. El entorno es importante y la consistencia del mismo también influye a la hora de ser más productivo. Así que trate de trabajar siempre desde el mismo lugar. Siéntese en la misma mesa y no tenga inconveniente en decorar ese espacio con motivos que le hagan feliz (fotos, flores…). Convierta su espacio en un lugar al que le guste acudir cada día. Además no se olvide que ese paraíso de la productividad puede estar al otro lado del pasillo de su casa.

 

Aprenda a tomarse descansos

Los emprendedores suelen ser las personas que más trabajan. Eso será siempre así. No es lo mismo hacer ganar dinero a otros que tratar de ganarlo para usted mismo. Pero esa implicación extra que conlleva la puesta en marcha de un negocio que aspira a ser rentable no puede convertirse en un tour de force. Los descansos son siempre necesarios y para un empresario, todavía más. Solo estando fresco se podrán tomar las mejores decisiones.

 

No se distraiga

Ya hemos hablado de ello pero el mayor problema que presenta el teletrabajo es el de distraerse. La obligación de todo emprendedor es evitar cualquier tarea ajena a la que se debe llevar a cabo en una jornada laboral. Esto incluye también la revisión del correo electrónico. Uno de los mayores lastres que existen para ser productivo.

 

Predicar con el ejemplo

Para terminar, un emprendedor adicto al teletrabajo no debe obligar a sus trabajadores a acudir todos los días a la oficina si esto no es necesario. Será la mejor forma de elevar la motivación de la plantilla y disponer de un grupo de personas en el que todos reman en la misma dirección. Un camino que, sin duda, le permitirá ser el propietario de un negocio que sabe ganar dinero desde casa.

Last modified: 10/12/2015