claves_marcas

7 claves para que una marca destaque

Solo en España existen más de 3,2 millones de empresas. De ellas, la mayoría son firmas pequeñas. Incluso si solo una mínima porción de esa cifra compite con usted en su mismo sector, constituye un número abrumador. Y más aún en esta época donde el consumidor está más informado que nunca. La única manera de destacar en ese inmenso universo es a través de la marca. Pero se trata de una tarea que no resulta sencilla, debido a la inmensa competencia y a la dificultad de elevar el nombre de nuestra empresa por encima del resto.

Desde este post vamos a definir siete cualidades en las que los emprendedores deben trabajar a la hora de elaborar el plan de gestión y marketing. Será la única manera de lograr el objetivo de crear una marca que sea recordada por sus virtudes en la conciencia de los consumidores.

Marca innovadora

La gran mayoría de las marcas de los negocios de éxito destacan en el campo de la originalidad. Si intenta imitar la enseña de un competidor, la sociedad se quedará sin razones para elegirle y no seguir apostando por el original. Por tanto, toda su gestión en este sentido debe huir de copiar al resto. No se puede construir nada reseñable si sus mensajes de marketing se basan en clichés ya establecidos y explotados con mayor o menor acierto por otros competidores. Por tanto, es imprescindible explorar aquellos caminos que nadie ha tomado antes y desarrollar una imagen de la empresa que le corresponda solo a usted.

Franqueza

Antes quizá se podía tener éxito (aunque a corto plazo) engañando al cliente. Ahora tomar esa dirección implica un sonoro fracaso. Como ya se ha comentado, el consumidor tiene a su alrededor fuentes de información infinitas con la que podrá averiguar si lo que usted ofrece es real. En este contexto, resulta un error mayúsculo contestar a sus clientes en redes sociales mediante respuestas generales copiadas de otro lugar. Se debe, por tanto, enseñar el lado humano de la empresa, su cultura, y conversar con los clientes desde un punto de vista humano. Quizá se cometan errores, pero es el único método para forjar relaciones con sus consumidores a largo plazo.

Accesible

Las mejores y más populares marcas de los negocios rentables son entendibles para su público objetivo. Pongamos el ejemplo de que sus compradores son gente de avanzada edad. Cometería un importante fallo si genera una cultura de marca excesivamente moderna con un lenguaje incomprensible de entender para estas personas. En este caso es mucho más provechoso apostar por la simplicidad en todo. Tanto el nombre, como el producto que se ofrece, como la comunicación corporativa, deben coincidir con los conocimientos de su clientela. Así se logrará mayor interacción con la marca y destacar dentro de su nicho de mercado por encima de sus rivales.

Atrevimiento

A la hora de elaborar una marca, el riesgo es un buen aliado. Por norma general, genera una recompensa. Las marcas más audaces y atrevidas triunfan al no tener miedo de experimentar con nuevas técnicas o tomar posturas controvertidas dentro de la industria. Es una forma de destacar dentro de un campo en el que todos son más o menos similares. De esa forma, consiguen alienar a una parte de su audiencia, llevándosela a su terreno.

En este sentido, cabe destacar un ejemplo de una gran empresa en un sector en el que todas eran lo mismo: el eléctrico. La llegada de Ignacio Sánchez Galán a Iberdrola supuso una transformación. Antes, todas las grandes energéticas españolas (Endesa, Iberdrola, Gas Natural, Fenosa…) eran lo mismo para el cliente. Incluso su color corporativo era el azul. Nadie era capaz de diferenciarse. Entonces llegó Galán, apostó por la energías renovables y convirtió a Iberdrola en la eléctrica verde. De esa forma, la firma logró destacar y hacerse un nombre. ¿Resultado? Hoy es la mayor eléctrica de España por capitalización bursátil, ingresos y beneficios.

Constancia

Todos los esfuerzos que usted lleve a cabo en aras de destacar del resto se quedarán en nada si no es consistente. Los mensajes de las empresas calan poco a poco en el público. De ahí que sea preciso mantenerlos en el tiempo para alcanzar el objetivo de ser reconocido y reconocible. Esta virtud le ayudará a fidelizar a los clientes, ya que se sentirán identificados con los valores que su negocio defiende.

Visibilidad

Es lógico que si nadie le conoce le resulte imposible generar una marca. El emprendedor debe hacer un gran esfuerzo en lograr que su enseña sea visible. Está obligado a aprovechar las oportunidades que se dan en los múltiples canales de comunicación para hacerse visible lo antes posible. Solo diversificando las fuentes a través de las que se transmite el mensaje se consigue llegar al mayor número de destinatarios finales.

Debe generar valor

La última cualidad y, sin duda, la más importante es que una marca de un negocio de éxito debe generar valor. Es decir, debe ofrecer algo y no limitarse a ser un mero nombre que no descubre nada de la compañía. La enseña debe corresponderse con el negocio. Si usted destaca por la calidad, debe incluir esa cualidad como pieza central del plan de gestión comercial y marketing. De lo contrario, todos los esfuerzos realizados en los seis apartados anteriores serán en vano.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *