5_pasos

5 pasos para incrementar el conocimiento de la marca

¿Por qué marcas como Coca-Cola o Fairy son capaces de mantener su cuota de mercado frente al empuje de la marca blanca? ¿De verdad la bebida carbonatada de Mercadona o Carrefour es tan diferente a la de la multinacional de Atlanta? ¿Seguro que Fairy cunde mucho más que el detergente de Alcampo, cuando este último cuesta menos de la mitad? La realidad es que la diferencia de calidad de las marcas originales y sus réplicas del distribuidor no es tan grande como muchos consumidores se creen. A pesar de ello, la mayoría sigue gastando un extra por adquirir algunos productos originales.

 

La explicación a este fenómeno es simple: el poder de la marca es lo que convence a los clientes de que vale la pena rascarse el bolsillo un poco más si a cambio se obtiene lo mejor. Llegar a lograr esta certeza en el imaginario de la población no es una labor sencilla. Una marca no se consigue de la noche a la mañana. Se necesitan años de trabajo oscuro para desarrollar una mejor comprensión del mensaje que tiene que calar en la población.

 

Salvando las innegables distancias presupuestarias, los nuevos negocios también pueden apostar por incrementar el conocimiento de su marca. El emprendedor que acometa esta labor, sin duda, logrará incrementar su negocio y, lo que es más importante, obtendrá el premio de fidelizar a los clientes. Desde este blog les proponemos cinco pasos fundamentales (y a menudo ignorados) que permiten incrementar el conocimiento de la marca.

 

El mensaje, y no el producto, es lo importante
El titular de este apartado quizá pueda llevar a engaño. Pero en marketing existe una realidad que no se suele considerar. Consiste en generar una historia alrededor de un producto o servicio. Sin una narrativa detrás, la referencia carece de interés para el cliente. Por eso, las marcas más exitosas tratan de emitir mensajes y eslóganes que impactan en nuestra conducta de compra y que poco o nada nos dicen de las virtudes del producto. ¿Ejemplos? Infinitos pero el “te gusta conducir” de BMW es perfecto, como también lo es el “porque yo lo valgo” de L’Oréal, o los eslóganes de prácticamente toda la industria del perfume. Y qué decir de cualquier enseña de lujo. Será casi imposible encontrar alguna que centre su mensaje en la calidad de sus productos. En cambio sí que destacará una cualidad intrínseca de su cliente potencial.

 

El hecho de apelar a la propia personalidad del consumidor en vez de al producto se debe a que la sociedad utiliza principalmente las emociones en lugar de la información para decidir sus compras. Por tanto, cualquier negocio de éxito debe tener en cuenta esta circunstancia para ganarse la confianza de los usuarios.

 

Eso sí, no conviene olvidar que una buena historia que apele a las emociones debe estar respaldada por un buen producto. De lo contrario, el castillo de naipes se caerá con las primeras adquisiciones y, luego, será imposible que el mensaje cale. De hecho, ni el creativo más talentoso será capaz de cambiar la percepción de un producto de pobre calidad.

 

No se crea lo que no es
Las posibilidades de ser el afortunado poseedor de una enseña exitosa se elevan de forma de exponencial si detrás del nombre existe una realidad y un producto ideado y puesto en el mercado para resolver un problema que la sociedad tiene. Si no es su caso, no vale la pena intentarlo. El camino nunca pasa por querer vender una imagen exterior diferente a la que se tiene en el interior de la empresa. La cultura empresarial debe caminar de la mano de la marca y siempre debe conocer al cliente.

 

Ayude al cliente
El apego a una marca se logra cuando ésta se convierte en imprescindible. Con la idea de incrementar esta importancia en los clientes existe una herramienta fundamental: el marketing de contenidos. El buen desempeño de la gestión comercial y de marketing debe incidir en elaborar contenidos que construyan relaciones y logren ayudar a los clientes a tomar decisiones informadas y pensadas. De esa forma, cuando se debe elegir un producto, siempre será más factible que se acabe seleccionando aquel con el que ha habido una relación.

 

Una buena atención al cliente es la mejor marca
Desde sus inicios el fabricante líder de teléfonos español, Bq, dio una importancia capital a su servicio de atención al cliente en un sector donde este esfuerzo no es habitual. El resultado es que ha logrado un conocimiento de marca excelso sin tener que invertir demasiado en publicidad. Los emprendedores deben aprender esta lección y aprovechar las ventajas que la tecnología ofrece para diseñar un buena estrategia de servicio a los clientes. Ahora, con Internet, todo es más sencillo. Por tanto, aprovéchelo, ya que una buena atención al consumidor incrementará el impacto positivo de su marca.

No se conforme solo con los entornos digitales
La ya citada tecnología, y la facilidad para acceder a los canales digitales, lleva muchas veces a los emprendedores a no explorar los beneficios de la comunicación offline. Una marca también puede verse beneficiada de la asistencia del empresario a diferentes actos, charlas, ferias o conferencias. Aportar nuestra experiencia en un entorno de público reducido pero selecto, también va en beneficio del conocimiento de marca.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *