visa

5 fórmulas para generar ingresos por Internet

El fin de un negocio es generar ingresos y beneficios. Antaño, como dirían los abuelos, bastaba con vender en la tienda. Hoy, esa ‘tienda’ es universal, y su ‘escaparate’ es Internet. No hay un único modelo de negocio en la red, por lo que saber elegir bien cuál de ellos nos viene mejor puede ser el inicio del despegue.

 

Publicidad, el método tradicional

Supongamos que tenemos un portal web cuyo fin es aportar contenidos o servicios de manera gratuita. ¿Dónde sacar la ‘pasta’? De un concepto tradicional como la publicidad. Sí, porque a medida que tengamos más visitas, es decir, más tráfico (visitantes únicos, visitas y páginas vistas), podremos vender espacios publicitarios en el mismo. Tres son los formatos más tradicionales: banners, anuncios de pago o patrocinios. ¿Debe ser el tráfico bestial? Ni mucho menos. En muchas ocasiones lo que se busca es que sea de un determinado campo. Por ejemplo, es más fácil que una empresa fabricante de ruedas de bicicleta se anuncie en un página llamada “todoparalabici”, que en la de cualquier cadena de televisión generalista.

 

E-commerce

Luego está la venta de nuestro producto o productos online. ¿Ventajas? Lo haremos a un precio inferior al de una tienda tradicional de calle porque nos ahorramos una serie de costes. Además, podemos incluir todo nuestro catálogo, ofrecer ofertas, incluir facilidades y variedades de pago… Eso sí, debemos estar muy bien posicionados en los buscadores, que son los que nos acabarán trayendo a los clientes (google, yahoo…) y, sobre todo, ofrecer un buen servicio postventa (devoluciones, reparaciones…). ¡Ojo! Hay que cumplir con la palabra dada. Si se dice que el envío llega en 24 horas, debe ser en ese tiempo. Si no, es posible que perdamos un cliente.

 

La mezcla entre ambos

También está el denominado modelo de afiliados. Retomando el tema de las bicicletas, supongamos que hemos abierto un blog de ciclismo. Nos ponemos en contacto con el fabricante de ruedas, y le decimos que vamos a poner en nuestra página un banner, widget o formulario que enlazará con su negocio. Si gracias al mismo, hace una venta, nos llevaremos un porcentaje de la misma.

 

Pago periódico

Supongamos que un usuario se suscribe a nuestra web y paga una cantidad periódica (mensual, trimestral, anual) por usar el servicio que se ofrece. Es el conocido como modelo de suscripción, y debe ser muy atractivo para un amplio grupo de usuarios. Si son cuatro, como vulgarmente te dice, será un fracaso. Lo que también se puede hacer es ofrecer una parte gratuita, y otra parte de pago. Esta última deberá tener valor añadido suficiente para que las personas acaben decantándose por la misma. Un ejemplo muy claro son los portales de música, que ofrecen la misma sin publicidad para quienes acaben rascándose el bolsillo.

 

Branding

En otras ocasiones, lo que buscamos no es “vender” como tal a través de la red, sino promocionarnos, darnos a conocer… hacernos visibles. Y, a partir de ahí, “vendernos”. Un ejemplo: supongamos que somos todo un experto en arreglar pinchazos, colocar cadenas, o enderezar ruedas dobladas, por seguir con el caso del ciclismo. Todo esto lo publicamos en Internet, y lo aderezamos con consejos prácticos, trucos, y testimonios de personas que dan fe de nuestro buen hacer profesional. O con fotografías de clientes satisfechos que muestran el resultado final de nuestro trabajo. Una perfecta herramienta de marketing.

 

¡Suerte!

¿Y mezclar todos en uno? Es posible. Pero mejor poco a poco, una vez que vayamos comprobando que lo puesto en marcha, funciona.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *