brand

5 claves para tener una marca poderosa

En todos los negocios, da igual el tamaño del mismo, la marca es uno de los factores más importantes. Tener un buen nombre crea confianza y puede hacer que le resulte más sencillo vender cualquier producto o artículo. Un buen ejemplo de la importancia que tiene una marca en las empresas son los intentos, infructuosos en su gran mayoría, de algunas multinacionales chinas, de lograr que se les reconozca en Occidente. ¿Y por qué hacen ese esfuerzo? Pues sencillamente porque ellos saben que sin un buen respaldo detrás en forma de nombre son incapaces de llegar a las conciencias de los consumidores del Viejo Continente.

El problema que tienen la mayoría de las firmas chinas, que siguen asociadas a la marca de un país caracterizado por el bajo coste y las imitaciones, es también con el que se encuentran muchos emprendedores, que no saben como hacerse un hueco en el mercado y en las mentes de los consumidores. La solución: conseguir una marca reconocible y que trasmita los valores de la empresa. Es decir: lo que hace Apple.

Obviamente, llegar al reconocimiento que tienen los chicos de Cupertino está sólo al alcance de los genios de los negocios -léase Steve Jobs-. Pero eso no quiere decir que no existan una serie de variables fundamentales para conseguir convertirse en alguien reconocible.

La primera de ellas es la ser consistente. Una marca siempre debe crear una expectativa, una ilusión y una certeza de una experiencia. Cuando un consumidor se acerca a ella debe saber lo que se va a encontrar. Por eso usted en su negocio debe ser constante. Si quiere dar una imagen moderna, sus productos o servicios deben serlo. Sólo así conseguirá una clientela fiel y que le recuerde. Un buen ejemplo en este sentido sería El Corte Ingles (aunque en los últimos años está perdiendo algo de coherencia). Cuando alguien va a alguno de sus grandes almacenes espera un buen servicio y no tener problemas en caso de que haya algún inconveniente con el artículo. Sólo por eso, se paga más.

Otra manera de alcanzar la excelencia en la marca es la de ser auténtico. A nadie le gusta ser engañado. Recuerde que sus productos se convierten en marca cuando el cliente empieza a confiar en lo que ocurrirá cuando interactúa con ellos.  Por tanto, una pequeña mentira puede tener consecuencias tremendas para el buen nombre. ¿Solución? Nunca venda algo que no es. Si su producto es barato no diga que es premium y si su servicio es caro no promocione que se trata de una oferta de precio inigualable. Estas mentiras no funcionan y, a la larga, hunden a la marca.

La tercera clave para alcanzar un estatus reconocible es la de centrar su marca en un nicho. Esto es especialmente útil para los emprendedores que, al principio, debe ganarse la confianza de los clientes más cercanos. Ya habrá tiempo de pensar en exportación y en conquistar el mundo. Lo primero es captar al cliente local. En esta misma línea de ir poco a poco también está la de segmentar los productos (como hacen los fabricantes de coches) para captar con cada uno de ellos a un nicho determinado, pero siempre bajo el paraguas de la marca global. Por ejemplo, el caso de Renault. Tiene vehículos en todas las gamas, pero a los modelos les une la imagen de seguridad y diseño que la casa del rombo da a todos sus productos.

Un cuarto punto a estudiar sería crear una marca que desprenda unos valores reconocibles y que se adapte al pensamiento de la gente. De esta forma se consigue conectar con las emociones de las personas y se logra que se hable de su marca como si fuera una película. Es la estrategia que sigue en gigante Nike con eslóganes como Just Do It.

Un último factor que también es obligado tenerlo en cuenta a la hora de hacerse un hueco en el mercado es crear una marca extraordinaria. Un producto normal no genera una marca que destaque sino que se queda en el inmenso baúl de nombres similares de los que nadie habla. Para evitar caer en el olvido es necesario salirse de lo tradicional y lograr que la gente hable. De nuevo no queda más remedio que volver al ejemplo de Apple, capaz de crear productos, que son marcas por sí mismos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *