oficina

10 consejos prácticos para hacer un trabajo más eficaz

Muchas horas sentado frente a una mesa. Alrededor, la más moderna tecnología. Y papeles. Variedad de papeles. Una buena utilización de lo último en tecnología, y una correcta organización del entorno, harán más eficaz el quehacer diario. Solo hay que seguir una serie de pasos para que la labor final sea catalogada como perfecta.

-Ten ordenado y limpio el lugar de trabajo. Cada cosa en su sitio, y un sitio para cada cosa. Desde primera hora de la mañana todo debe estar en estado de revista y listo para funcionar. Un cliente puede llamar temprano, y hay que estar listo. En el puesto de trabajo, el orden y la organización son la antesala de una mayor eficacia. Y si se trabaja de cara al público, o en una tienda o establecimiento de venta de productos, con más motivo. Estos deben estar lo mejor presentados posible para que provoquen el deseo de compra por parte del cliente.

Cuida tu presentación. Sobre todo si te desenvuelves atendiendo a clientes o con estos presentes en algún momento. Ofreces una impresión de la empresa y debes responder al casting de presencia y eficacia que espera tu interlocutor.

Haz primero lo que viene primero. Es bastante habitual empezar el día por lo más fácil, por lo más placentero, y dejar lo espinoso para el final. Hay que respetar las prioridades. Hacer las cosas a su debido tiempo es sinónimo de eficacia.

Lleva una agenda de contactos y gestiones para hacer durante el día. También puede ser un cuaderno de anillas, un bloque post-it… Y oblígate a gestionarlo todo lo que allí está escrito. Si importante es hacer las anotaciones, no lo es menos adoptar con firmeza el compromiso de resolver los temas.

Cumple la palabra dada al cliente. Siempre hay un cliente al que atender, o varios. Una regla de oro es dar al cliente lo que estamos ofreciendo en nuestra comunicación o publicidad. Sí, por alguna circunstancia, no llega a ser posible, hay que dar explicaciones, aunque no nos las pidan.

Ten a mano todo lo necesario para informar o argumentar. Tarifas de precios, catálogos, calculadora, albaranes, facturas… deben estar a mano, y actualizadas. El ordenador es un gran aliado, o un enemigo, si todo esto no está al día. Y evitar que elementos, como el cable del teléfono, o del ratón del ordenador, no sea un estorbo.

-Hay que escuchar al cliente. El diálogo es la antesala de la venta. Si vender es ofrecer con un producto o servicio, o con ambos, satisfacción a las necesidades de un cliente, está claro que escuchándole atentamente se van a poder descubrir sus anhelos y necesidades de compra, tangibles o intangibles. También va a permitir brindarle ayuda y asesoramiento, posiblemente a través de los beneficios y cualidades de los propios artículos.

Mientras más sepas del producto, más podrás aportarle al cliente, y más fácil resultará la venta. Conocer tanto las características, como la composición, forma de fabricación o los resultados del producto son para el cliente una fuente incalculable de confianza y credibilidad que facilitará siempre la venta.

Realiza anotaciones cuando hables con un cliente, con un proveedor o con un departamento de la empresa. No confíes a la memoria los datos para llevar a cabo un presupuesto, las fechas u horas de entrega, los datos de un pedido… Es una manera de evitar olvidos tontos, broncas con el jefe o el cliente, y, casi siempre, costes complementarios para la empresa. En una jornada laboral normal, en un momento determinado, es fácil que se solapen varios temas, que coincidan diferentes recados, o que se deba hacer una cosa detrás de otra casi sin tiempo.

Desarrolla fichas de tus clientes y/o de personas que te han solicitado información en el ordenador. Una buena agenda de datos de la clientela real y potencial es vital. Y segmentar según sus características. Es muy posible que una nueva oferta o producto no sea adecuado para todos los clientes. De esta manera, se ahorra tiempo y dinero.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *